una revelación

la ilusión de la conectividad permanente, estar en todos lados todo el tiempo, es religiosa


//////////////////////////////////////////
  1. alguien por ahi decí­a q el dios de la “era de la tecnológica” resultaba siendo google.

    dios me libre

    Reply
  2. el don de la ciberubicuidad…. y con estos computadores blancos…. se vuelve casta…. pero con la manzana mordida si que se complica la teoria

    Reply
  3. La manzana es sólo la cubierta para quienes sienten culpa de saberse jugando con la Bestia. En el fondo, tratar con Darwin es tratar con un demonio de corazón 😉
    Si no, pregúntenle a Jobs (NEXTStep, anyone?) o a McKusick y Bostic. Y la “ciberubicuidad” no deja de ser un bonito buzzword para prácticas (casi) ancestrales.

    Reply
  4. pornosocial

    ya, pero me interesa entender qué vendrí­a a ser eso que forma el sentimiento religioso 2.0, el cuerpo de creencias, o más bien el de promesas:
    -estar en todas partes
    -la ostia es la información
    -cuál es el mundo mejor que viene, o no viene ninguno
    -qué pasa con la muerte, etc.
    alguien se anima?

    Reply
  5. Lo más probable es que el sentimiento religioso 2.0 (que, personalmente, me deja un sabor de boca muy 1.5) sea, simplemente, otra manifestación de las tantas visiones tecnomesiánicas que han surgido desde que el ENIAC/Collossus/Máquina diferencial de Babbage surgió (¿recuerdan a los acólitos vestidos de blanco en los antiguos datacenters?). La omipresencia no es tal, estamos ahogados por tal cantidad de información irrelevante que cuesta más que nunca separar lo (subjetivamente) valioso de lo intrascendente. La “web 2.0” se parece demasiado al Homebrew Computer Club y huele a ideas de los ’70 sin actualizar. Toda la “web 2.0” es una bonita fachada, pero basta mirar tras bambalinas para darse cuenta en los palitos que sostienen todo.

    Reply
  6. pornosocial

    ya ya. estoy de acuerdo. mi pregunta es: en qué se cree, ahora, qué se espera, etc.

    Reply