crimen y castigo

Spanking-superheros-b_WEB.gif
No lo digo yo: los niños que han sido ¿nalgados? (¿esa es la mejor palabra?) son más proclives, de adultos, a ejercer coacción para tener sexo, para tener sexo desprotegido, para darle al BDSM y tener más parejas sexuales. El estudio, inspirado en Voltaire y Madonna’s Hanky Panky, vincula, curiosamente por primera vez, el castigo infantil y el comportamiento sexual adulto, y postula que se crearían enlaces entre amor y violencia, menos empatía e interés por el bienestar del otro y peor control de impulsos. En Slate preguntan: ¿a la mitad de los estudiantes (son la base del estudio, como siempre) les gusta el masoquismo? Bueno saberlo.


//////////////////////////////////////////