el pop de la disidencia sexual

chueca1.gif
Ana se viste con la ropa de su hermano, mientras él habla con un gato como si estuviese hablando con su propio corazón destruido. Un vendedor ambulante ya no quiere vender más drogas, pero vende. Ana sale con la idea de robarle un beso a su amiga quien no va a regalarle más que una bolsa robada de whiskas para un gato que maúlla y canta la soledad profunda de estos personajes. Canciones pop de disidencia sexual denuncian a los personajes y el destino pone una pistola en sus manos.

Esa es Chueca, de Amelia Bande. Se puede ver en la sala del Sidarte, Enesto Pinto Lagarrigue 131 los fines de semana de Octubre.


//////////////////////////////////////////