cuando la vida privada se vuelve aburridamente privada

gubadujour_g34.gif
El qué fue de se vuelve particularmente cruel cuando se refiere a estrellas del porno. Si ya la trasvida, o sobrevida, de una ex adolescente como Britney da para echar a andar una industria del morbo, con las/los miembros de ese olimpo de nube delgada este ejercicio ni siquiera necesita vestirse de preocupación. Abundan las ex pornstars dedicadas a la prostitución para el público senior, las adictas a la cirugí­a y las/los adictos en general. Hay casos notables de ex-actrices reconvertidas en directoras de pelí­culas o artistas más complejas de definir, como Annie Sprinkle, o Tristan Taormino, que quedan de tarea. El ejemplo local, Reichell se puede ver aquí­, en las Memorias rurales de una ex pornostar.


//////////////////////////////////////////
  1. No puedo creer que Anni Sprinkle sea la primera pornstar con un PhD. Eso sólo da para un artí­culo… Es el equivalente a la Ciciolina en el congreso italiano.

    Cariños,

    Rolando

    Reply