¿dije para siempre? creo que no oíste bien

Un hombre, presumiblemente engañado por su mujer, quiere que ésta le devuelva su riñón. Sí, seguimos escatológicos, pero de peluche. El tierno riñón es de aquí Tweet