un cuerpo sin órganos

No se trata de experimentar el deseo como carencia interior, ni de aplazar el placer para producir una especie de plusvalía exteriorizable, sino, por el contrario, de constituir un cuerpo sin órganos intensivo. Tao, un campo de inmanencia en el que el deseo no carece de nada, y como consecuencia ya no se relaciona con […]